28 de abril de 2018

Doloroso Abril


     Se cumplen, en éstos días, los diez años de tu rapto. El rescate lo seguimos pagando a diario quienes mas te quisimos - más te queremos: tus padres.

     En éste largo tiempo también han fallecido (aunque sigan vivos) muchas gentes que llamándose amigos nuestros, en algún momento, creímos cercanos.


     Solo la verdadera sangre mantiene sus lazos, fluyendo hacia el día del reencuentro, donde ya no valdrán disfraces, ni máscaras. Sólo lo auténtico permanece.


     Otro doloroso abril que sella el amor con el que fuiste engendrado y como nuestro pequeño árbol, cuidado y educado para que un día florecieras como persona y amigo.  Sin pensar que a tus 22 años nos fueras arrebatado.


     Suenan las campanas de nuestra alma 
 hasta volver a abrazarte y sentirte materialmente mas cerca (mientras, como hace diez años, el populacho celebra su mega-puente laboral en Madrid).


     Hijo, sigue iluminándonos, no nos abandones.


     Gracias Marquitos.






19 de enero de 2018

La VOZ de la SANGRE (Rafael de León)

Tuve la suerte de conocer, éste magnífico poema de Rafael de León, LA VOZ DE LA SANGRE, en voz e interpretación de  mi Amiga,  gran rapsoda y poeta 
Soledad Martinez González-Duarte.
Soledad me hizo abrir lo mas sensible de mi,  y proclamarte anti-aborto, una vez mas. 
Gracias por darme a conocer éste poema en el vibrante sentimiento de tu voz y magnífico buen hacer.  (la grabación, que adjunto, es antigua y el punto de grabación desmerece. Hay que superarla, Sole, Romualdo)





ROMANCE DE LA VOZ EN LA SANGRE
Fue hacia la tercera luna
cuando lo sintió en los centros.
Estaba sobre la hierba,
tumbada de cara al cielo
-viendo la tarde morirse
sobre sus ojos abiertos-
cuando notó en la cintura
como un pájaro pequeño,
que aleteó por lo oscuro
de su vientre unos momentos,
y luego vino a pararse
sobre su talle, en silencio...

Fue hacia la tercera luna
cuando lo sintió en los centros...
Un ¡ay! de gozo y asombro
y otro de duda y recelo
salieron de su garganta.
Las palomas de su pecho
se erizaron de blancura,
y un temblor de alumbramiento
sacudió de sur a norte
todo el mapa de su cuerpo
e hizo crujir entre sombras
las ramas de su esqueleto...

En un brinco de gacela
se ha levantado del suelo
y ha echado a andar lentamente
por la vereda de cedros.
Parece tallada en tierra
la cara de Sacramento.
-Iré a ver a la Jacinta
lo mismo que otras lo hicieron...
Ella conoce las plantas
y sabrá darme el remedio...
-¿No te da pena matarme
antes de nacer...?
                   
                      ¡Qué miedo
le dio al escuchar la voz
que le salía al encuentro,
envuelta en hilos de sangre
cortando su propio aliento!
-¿Quién eres que así me hablas...?
-Ahora, nadie... casi un sueño;
mañana, si tú me dejas,
un hombre de cuerpo entero...
-¿Y qué voy a hacer, mi niño?
-Parirme como un almendro
en la mitad de la cama
con las entrañas ardiendo.
-¿Pero y mi honra?
-Tu honra
la limpiaré con mis besos:
las madres después del parto
quedan igual que un espejo...
-Pero me faltan seis meses,
seis plenilunios completos
frente a los ojos que miran
y las bocas de veneno.
-¿Y a ti qué te importa nadie?
Ponte delante del pueblo
y escúpele la belleza
de llevar un hijo dentro.
-¡Temo a las lenguas cobardes!
-Y en cambio no te da miedo
ir a buscar una planta
de sombra -flor de silencio-,
para derramar mi vida
por el primer sumidero
y que no quede del hijo
ni una fecha ni un recuerdo...
-¡Calla!
-No puedo callarme.
Una perra no haría eso:
me lamería los ojos
hasta que los fuera abriendo...
Pondría mi piel süave
lo mismo que el terciopelo
y luego ya, sin saliva,
con los dientes en acecho,
se tumbaría a mi lado
hecha un río dulce y tierno,
para que yo la dejara
hasta sin cal en los huesos.
-¡Por Dios!
-Por Él, yo te pido
que no me dejes sin cielo.
Corta sábanas de holanda;
borda pañales de céfiro;
aprende nanas azules
y planta naranjos nuevos...,
y cuando me hayas parido
como a un torito pequeño,
abre puertas y ventanas,
que me contemplen durmiendo
lo mismo que un patriarca
en el valle de tus pechos...
La voz se apagó en la sangre;
la cara de Sacramento
parece como de barro
de oscura que se le ha puesto,
y con sus manos sin pulso
se toca el vientre moreno...
¡Ay qué monte de alegría!
¡Qué rosal al descubierto!
¡Qué luna bajo la falda!
¡Qué lirio de tallo inquieto!
-¡Yo te juro, amor -mi niño-,
por mis vivos y mis muertos,
que te he de parir un día
sonámbula de contento,
aunque me escupan a una
todas las lenguas del pueblo!



12 de diciembre de 2017


Hace semanas marchó tu/nuestra querida ABUELA Kuqui
(Amparo Monge Escribano - (10-mayo-1924 / 18-noviembre-2017) al re.encuentro del Tiempo y la Materia, ojalá sigáis tan felices como aquellas mañanas en las que te cuidaba y posteriormente los momentos en los que te miraba con CARIÑO y ADMIRACIÓN al tener un NIETO tan... ...




Os dedico este poema de mi buena amiga Gledy que, sin saberlo, encaja en nuestro blog, muchas gracias.





VACÍO INFINITO
No sabemos cuándo se nos acaba la vida,
no somos conscientes del hilo finito
que nos mantiene en esta primavera.

Vivimos como si fuésemos a ser eternos,
¡no gastamos los días como de niños 
un caramelo!... y somos viento pasajero.

Para mañana el beso, el abrazo, el amor
para luego el tema pendiente, el perdón
y dejamos que cada día caiga el sol.

A veces reímos, muchas lloramos
pero, ¿cuántos lo hicimos dónde, cuándo
y con la persona con la que quisimos estar?

Y se nos va agotando el tiempo a nuestro paso,
se nos va rompiendo el presente en el mañana
con el peso del ayer entre el pecho y la espada.

Y es vacío, y es infinito el adiós que no se empieza
el adiós que no se acaba...y nos vamos 
yendo de la vida sin saber si habrá mañana.

17/12/ 2017
Autor: GLEDY  LUZ MEDINA RIVERA.

29 de agosto de 2017


Diez minutos de conversación,
un abrazo, 
un largo paseo, 
simplemente con eso me conformaría...

Felicidades    MARCOS.


7 de mayo de 2017





Nacer y morir. Felicidad y dolor. 
La mayor felicidad que he experimentado es cuando nacieron mis hijos.
Y también el mayor dolor cuando perdí a Marcos.
Ser madre significa gozar,
pero también sufrir cuando no los tenemos a nuestro lado.
Ninguna madre está preparada para decirle adiós a su hijo y vivir sin él

El ciclo inverso de la vida es un peso dificil de llevar.

DIA DE LA MADRE SIN HIJO

Amparo



30 de abril de 2017


Nueve años, ya!, sin tenerte...

Este año, como entonces, se juntan días festivos de algarabía, viajes y alegría para el común de los mortales. Nosotros nos alegramos por ellos e intentamos disimular nuestro pesar.






Siempre hemos estado convencidos que ha sido un "hasta luego",
 por eso sobrevivimos.  Félix

25 de abril de 2017


NUEVE AÑOS SIN TI

Dolor especial en cada mes de Abril.
(Hoy San Marcos tu Patrón y el de Villamanrique de Tajo)

De pronto!!!!


viene la pena y te inunda. 


Se aproxima lenta y profunda hasta que nos hace suya, recordándote que está ahí 
y que nunca nos va a dejar. 
(ni queremos)

RECORDAR viene del latín, re-cordis que significa volver a pasar por el corazón.


Te queremos hijo, siempre juntos.  Amparo



5 de abril de 2017


Llegó abril y con él tu máxima cercanía, como un planeta o satélite que gira alrededor de nuestro vacuo calendario existencial desde tu partida.

De Félix Lope de Vega 
(que también sufrió la perdida de un hijo):

Mañanicas floridas
del frío invierno
recordad a mi niño
que duerme al hielo.

28 de marzo de 2017

HOY, hace setenta y cinco años falleció, le murieron a MIGUEL HERNÁNDEZ, nuestro poeta en alpargatas.


 (HIJO DE LA SOMBRA)

Eres la noche, esposa: la noche en el instante
mayor de su potencia lunar y femenina.
Eres la medianoche: la sombra culminante
donde culmina el sueño, donde el amor culmina.

Forjado por el día, mi corazón que quema
lleva su gran pisada de sol a donde quieres,
con un solar impulso, con una luz suprema,
cumbre de las mañanas y los atardeceres.

Daré sobre tu cuerpo cuando la noche arroje
su avaricioso anhelo de imán y poderío.
Un astral sentimiento febril me sobrecoge,
incendia mi osamenta con un escalofrío.

El aire de la noche desordena tus pechos,
y desordena y vuelca los cuerpos con su choque.
Como una tempestad de enloquecidos lechos,
eclipsa las parejas, las hace un solo bloque.

La noche se ha encendido como una sorda hoguera
de llamas minerales y oscuras embestidas.
Y alrededor la sombra late como si fuera
las almas de los pozos y el vino difundidas.

Ya la sombra es el nido cerrado, incandescente,
la visible ceguera puesta sobre quien ama;
ya provoca el abrazo cerrado, ciegamente,
ya recoge en sus cuevas cuanto la luz derrama.

La sombra pide, exige seres que se entrelacen,
besos que la constelen de relámpagos largos,
bocas embravecidas, batidas, que atenacen,
arrullos que hagan música de sus mudos letargos.

Pide que nos echemos tú y yo sobre la manta,
tú y yo sobre la luna, tú y yo sobre la vida.
Pide que tú y yo ardamos fundiendo en la garganta,
con todo el firmamento, la tierra estremecida.

El hijo está en la sombra que acumula luceros,
amor, tuétano, luna, claras oscuridades.
Brota de sus perezas y de sus agujeros,
y de sus solitarias y apagadas ciudades.

El hijo está en la sombra: de la sombra ha surtido,
y a su origen infunden los astros una siembra,
un zumo lácteo, un flujo de cálido latido,
que ha de obligar sus huesos al sueño y a la hembra.

Moviendo está la sombra sus fuerzas siderales,
tendiendo está la sombra su constelada umbría,
volcando las parejas y haciéndolas nupciales.
Tú eres la noche, esposa. Yo soy el mediodía.

                  II


      (HIJO DE LA LUZ)


Tú eres el alba, esposa: la principal penumbra,
recibes entornadas las horas de tu frente.
Decidido al fulgor, pero entornado, alumbra
tu cuerpo. Tus entrañas forjan el sol naciente.

Centro de claridades, la gran hora te espera
en el umbral de un fuego que el fuego mismo abrasa:
te espero yo, inclinado como el trigo a la era,
colocando en el centro de la luz nuestra casa.

La noche desprendida de los pozos oscuros,
se sumerge en los pozos donde ha echado raíces.
Y tú te abres al parto luminoso, entre muros
que se rasgan contigo como pétreas matrices.

La gran hora del parto, la más rotunda hora:
estallan los relojes sintiendo tu alarido,
se abren todas las puertas del mundo, de la aurora,
y el sol nace en tu vientre donde encontró su nido.

El hijo fue primero sombra y ropa cosida
por tu corazón hondo desde tus hondas manos.
Con sombras y con ropas anticipó su vida,
con sombras y con ropas de gérmenes humanos.

Las sombras y las ropas sin población, desiertas,
se han poblado de un niño sonoro, un movimiento,
que en nuestra casa pone de par en par las puertas,
y ocupa en ella a gritos el luminoso asiento.

¡Ay, la vida: qué hermoso penar tan moribundo!
Sombras y ropas trajo la del hijo que nombras.
Sombras y ropas llevan los hombres por el mundo.
Y todos dejan siempre sombras: ropas y sombras.

Hijo del alba eres, hijo del mediodía.
Y ha de quedar de ti luces en todo impuestas,
mientras tu madre y yo vamos a la agonía,
dormidos y despiertos con el amor a cuestas.

Hablo y el corazón me sale en el aliento.
Si no hablara lo mucho que quiero me ahogaría.
Con espliego y resinas perfumo tu aposento.
Tú eres el alba, esposa.  Yo soy el mediodía.

                  III


    (HIJO DE LA LUZ Y DE LA SOMBRA)


Tejidos en el alba, grabados, dos panales
no pueden detener la miel en los pezones.
Tus pechos en el alba: maternos manantiales,
luchan y se atropellan con blancas efusiones.

Se han desbordado, esposa, lunarmente tus venas,
hasta inundar la casa que tu sabor rezuma.
Y es como si brotaras de un pueblo de colmenas,
tú toda una colmena de leche con espuma.

Es como si tu sangre fuera dulzura toda,
laboriosas abejas filtradas por tus poros.
Oigo un clamor de leche, de inundación, de boda
junto a ti, recorrida por caudales sonoros.

Caudalosa mujer, en tu vientre me entierro.
Tu caudaloso vientre será mi sepultura.
Si quemaran mis huesos con la llama del hierro,
verían qué grabada llevo allí tu figura.

Para siempre fundidos en el hijo quedamos:
fundidos como anhelan nuestras ansias voraces:
en un ramo de tiempo, de sangre, los dos ramos,
en un haz de caricias, de pelo, los dos haces.

Los muertos, con un fuego congelado que abrasa,
laten junto a los vivos de una manera terca.
Viene a ocupar el hijo los campos y la casa
que tú y yo abandonamos quedándonos muy cerca.

Haremos de este hijo generador sustento,
y hará de nuestra carne materia decisiva:
donde sienten su alma las manos y el aliento,
las hélices circulen, la agricultura viva.

Él hará que esta vida no caiga derribada,
pedazo desprendido de nuestros dos pedazos,
que de nuestras dos bocas hará una sola espada
y dos brazos eternos de nuestros cuatro brazos.

No te quiero a ti sola: te quiero en tu ascendencia
y en cuanto de tu vientre descenderá mañana.
Porque la especie humana me han dado por herencia,
la familia del hijo será la especie humana.

Con el amor a cuestas, dormidos y despiertos,
seguiremos besándonos en el hijo profundo.
Besándonos tú y yo se besan nuestros muertos,
se besan los primeros pobladores del mundo.

Miguel Hernández.

1 de noviembre de 2016



Sólo los muertos no ríen,
sólo aman,
desde su atronador silencio
que tampoco oímos.

Gloria Fuertes.

29 de agosto de 2016

y llegó el 30 Cumpleaños...





Hoy, precisamente hoy, hemos recibido un comentario-mensaje de tu amigo Jaime ("Zua") ha sido el mejor regalo que podíamos recibir y sentir, después de los ocho años que llevamos sin tí. (Gracias Zua, como el diría) y Gracias a todos los que, de vez en cuando os seguís pasando por este baúl de los recuerdos de nuestro MARQUITOS.

27 de agosto de 2016

un día cualquiera (sigues en nosotros)





Marcos,

Siguen siendo cientos las maneras de comunicarnos contigo...

3 de agosto de 2016

Pabellón de reposo.

Voy familiarizándome con la lúgubre idea de la muerte, y sólo me trastorna, de cuando en cuando, el pensamiento de no volver a ver, como hubiera deseado hacerlo, los entrañables lugares por donde alguna vez pasé.

La tristeza se apodera de mis pobres carnes y las lágrimas asoman a mis ojos al pensar que sólo con la imaginación podré ya despedirme de aquellos sitios a los que tan ardientemente amé…

Para lo que está vivo no existe lo que se muere, lo que se pierde implacablemente para la vida, lo que hye del cotidiano dolor de mantenerse, instante a instante, en una ininterrumpida continuación de actitudes. Y para lo que se muere, lo que vive y perdura es una dolorosa y ofensiva presencia que no se aguanta. ¡Dios mío, cómo siento en mis carnes, que pronto os regalarán su dolor y su temperatura, el desgarrado dolor de la verdad de lo que os digo!


Camilo José Cela (en su centenario 2016) 

1 de mayo de 2016

VIDA sobre vida.



Respetada, desdichada y estúpida muerte:

         Llevamos tiempo padeciéndote, incluso, de la forma más  cruel y antinatura.

         Últimamente hemos vuelto a sentir que llamas a la puerta de entrañables familiares y queridos amigos.

         Te sabemos poderosa y hasta necesaria, pero, no invencible, por eso te manifestamos toda nuestra rabia y has de saber que desde hoy tomamos armas para combatirte: risas, besos, abrazos y futuros  por cumplir serán nuestro escudo ante tu pronta llamada de algunos de los “nuestros”.

         Hemos bunkerizado nuestros sentimientos y el escudo de Luz y Amor será infranqueable, te lo aseguro. Mamarracha insolente, busca otros fangos que natura te brinda en la lógica del existir.

         No busques en juventud y madurez incipiente. No rompas, una vez más, las reglas del juego. Usaremos tu hoz como mondadientes en este festín recobrado que la vida nos regala y nos seguirá regalando con cada reflejo de luz de un nuevo día. No te tenemos miedo.

         Siempre nos serás indiferente, te llevamos siglos de ventaja en ésta carrera sin metas ni premios de llegada.

        Tu amargo sabor y heridas,  sin cicatrizar, nos dan fuerzas para seguir esquivándote como insignificante piedra bajo el gran manantial de la Vida, que no dejará jamás de brotar, ahogando el polvo y los futuros aprendidos.

         No pierdas el tiempo, hemos parado todos nuestros relojes y extirpado los calendarios de nuestra piel.  Estás acorralada, muérete de una puta vez y déjanos vivir en Paz.

         Ya sabes mi dirección, búscame cuando quieras, mientras, gozaré de cada segundo en compañía de mis seres queridos.

        
                                              

P.D. Dedicada a todos vosotros, sabéis quienes sois.
         No rendiros, estamos juntos.



Autor: Félix Martín Franco.
Carta publicada en el nº 003 de la Revista "Cuadernos de Poesía y Palabra"
Monográfico: "a veces llegan cartas" abril 2016

29 de abril de 2016

Hijo, hace ocho años ya!

" Hijo es un ser que -Dios- nos prestó para hacer un curso intensivo de cómo amar a alguien más que a nosotros mismos, de cómo cambiar nuestros peores defectos para darles los mejores ejemplos de nosotros, aprender a tener coraje.

Sí. ¡Eso es!

Ser madre o padre es el mayor acto de coraje que alguien pueda tener, porque es exponerse a todo tipo de dolor, principalmente de la incertidumbre de estar actuando correctamente y del miedo a perder algo tan amado.

¿Perder? ¿Cómo? ¿No es nuestro? 

Fue apenas un préstamo... EL MAS PRECIADO Y MARAVILLOSO PRÉSTAMO 
ya que son nuestros sólo mientras no pueden valerse por sí mismos, luego le pertenecen a la vida, al destino y a sus propias familias.

-Dios- bendiga siempre a nuestros hijos pues a nosotros ya nos bendijo con ellos. "

Autor: desconocido.
Por error citan a Saramago como autor.

25 de abril de 2016

San Marcos 016

Hoy, Marquitos, en este nuevo día de tu Santo, queremos pedirte que des un "empujón" de salud a María Jesús, tu tía "Kechus", tú, ya sabes por qué.  Venga no te demores Champi.

Gracias, feo.  Es duro seguir sin ti, pero te sentimos a diario...


El Atléti, nuestro atleti, esta que se sale......  gggg

21 de enero de 2016

si, si, si, llevo un montón sin llamar a éste buzón donde he ido, donde voy, dejando "entrañas" que siguen recordando, a veces con dolor, a veces con cierta alegría, nuestros días terrenales juntos, querido Marcos.

Hoy un poema de la buena amiga Sagrario Núñez dedicado a Federico García Lorca, mejor dicho a la MADRE de Federico y su lucha para conseguir el cuerpo de su hijo...


- Gracias Sagrario por tu Amistad y tu buen hacer que siempre estas dispuesta a compartir y regalar. Eres... ...


PUDO  SER  QUE  ASÍ  FUERA.

La luna pincel de plata, pinta en las sábanas blancas
la trágica noche negra, la trágica noche amarga.
La luna dibuja lirios, crisantemos morados
rojas clavelinas, genista y mandrágora.

Tijeritas de plata podan en las ramas verdes,
verdes corazones, verde albahaca,
trenchas de olivo, trigo verde.
¡Dejad los tallos verdes sobre las sábanas!

Gime la matriz del tallo; ¡dejadme llorar a mi hijo,
dejadme a llorar a solas, ya que morir no puedo!
Con agujas de templado acero cosan deprisa su mortaja
en ella envolvedlo y traedlo a mis brazos, ¡a su casa!

Que lo meza y lo acune, que lo lave y santigüe,
que  sus caracolillos peine, que le cante una nana,
que de mi casa no salga..., p`a nadie, ¡p`a nadie!
¡Han desvivido a mí hijo traedlo junto a su madre!

Recogedlo, que está sólo en un hirsuto barranco
sobre la tierra desnuda. Levantadlo con cuidado
es etéreo; en extremo  delicado..!  y miedoso,
friolero y soñador ¡naranja entera!

Para él ya no es agosto y ya nunca será de día.
Es de noche, y tendrá frío. ¡Con las uñas y los dientes
con la soledad nocturna con los cuchillos de luna
con el miedo y el frío, abriré para ti una fosa.

Y en ella, ¡hijo mío! plantaré junto a tu corazón
 un limonero,  un granado y un rosal amarillo.
Juro, que tus huesos no serán de nadie, de nadie...
¡De nadie!

Llevo el dolor a cuestas y el llanto amargo
¡corazón mío, alma mía, de haberte perdido!
Llenad la bolsa con el pago de vuestro dueño
por la ignominia de vuestro horrendo crimen.

mercenarios de la envidia, matarifes de la Libertad
¡compro el cuerpo de mi hijo!
No importa, ¡no! si un mundo me cuesta
¡es mi hijo! y mi hijo lo vale.

Pónganle precio a mi vida al aire que respiro.
¡A mi sangre! a los huertos, a los olivos, a los caballos...
¡Y llenen, llenen su alforjas de monedas!
Judas Escariotes,  ¡asesinos!

Apunta la madrugada están mudos los perros,
en silencio las espuelas un caballo y su jinete
por la angosta senda cargan un haz de sábana blanca,
sudario del corazón roto de un poeta desvivido.

En los ribazos sangran las amapolas del martirio
en el aire se encadenan y mueren mudos los sollozos
dedos temblorosos detienen el azabache en los rosarios.
En el azarbe cercano se escucha llorar al agua.

¡Mi hijo, alma mía! ayer vida, risa y canto
hoy  alimento de la hierba ya es espuma blanca.
Viaja sin miedo a la noche  por los claros correntales,
hacia las altas barandas.
                                      
Sagrario Núñez.                                    

3 de noviembre de 2015

traspiés en la Eternidad.

- De mi putrefacto cadáver brotarán las flores, y yo estaré en ellas, la Eternidad.

* Veo a todas las personas detrás de sus máscaras, rostros sonrientes, tranquilos, pálidos cadáveres que corren inquietos por un sinuoso camino cuyo final es la tumba.

- Al contrario, cuando pinto la enfermedad y la desgracia supone un sano desahogo. Es una reacción saludable de la que se puede aprender y según la cual se puede vivir.



29 de agosto de 2015

Felicidades Marcos.

Hay fechas que, irremediablemente, llevamos clavadas en el corazón, a veces dulcemente y otras, amargas como veneno.
Seguimos -celebrando- tu nacimiento Marcos, pues sin el, nunca hubiéramos podido gozar de los felices años que también el paradójico Destino nos regalo y nos arrancó.
Hoy cumplirías (cumples, pues sigues en nosotros) 29 añazos, haciéndonos viejos en esta -tranquila- existencia que ahora nos toca y hemos elegido vivir.
Convirtamos éste 29 cumpleaños en una fecha multicolor fuera del "negro" que tragicamente tiñe nuestro calendario de "a diario".

MUCHAS FELICIDADES  Marcos 

M U C H A S         F E L I C I D A D E S          M O N S T R U I TO:


La vida es una gran ruleta en la que solo cuentan dos jugadas, una, en la que nos creemos GRANDES GANADORES (fija la fecha de nuestro nacimiento), la otra en la que inexorablemente queda marcada el final de nuestra Partida.

3 de agosto de 2015

Víspera.

Tú me lo dirás también,
yo te lo estaré diciendo,
habrá un solo corazón
de tu voz y con mi aliento.

Tú me lo dirás también,
yo te soñaré despierto...

Tú me lo dirás también
yo te seguiré diciendo:
Cuídame, por Dios, el alma,
que no me la robe el viento.

Tú me lo dirás también,
yo te lo estaré diciendo:
Habrá un solo corazón
hecho de voz, llanto y cielo.
Feliciano Blázquez Carmona.
Villarejo del Valle

Hágase.
Y fué el silencio bendición
fecundante de las cosas,
y de pronto, un aliento,
un temblor incipiente
como un lirio que nace.

Todo el polvo arcilloso
de aquel día
se juntaba crujiente
y presuroso
para dar de sí mismo
la existencia a otro ser.

Como un dios muy pequeño
el hombre fue naciendo.
Como ángel de luz
en carne tibia
el hombre fue naciendo.
Como tallo radiante
y divinísimo
el hombre fue naciendo.

Y en un instante el pan,
un río para amar, el cielo 
y la esperanza.
Feliciano Blázquez Carmona.
Villarejo del Valle

30 de abril de 2015

siete años...



Aunque  bajo la tierra
mi amante cuerpo esté
escríbeme a la tierra
que yo te escribiré.

        Miguel Hernandez  "Carta"


Eso es lo que hacemos hijo, escribirte, de alguna forma recordarte y hacer que te recuerden.
Te queremos Marcos,mucho, mucho los tres

26 de abril de 2015

"El Enmigau"

Ayer, San Marcos, fueron benevolentes el Santo y el weather con los congregados al "El Enmigau" extremeño que orgnizaron los Hermanos "Herrero Uceda".  Variopintos invitados, todos con muy gratas energías y ganas de pasarlo bien, todos disfrutamos de un día estupendo, gracias familia..
Como si tú estuvieras, con nosotros, dejamos constancia de la fecha y de tu nombre, hijo.
Dulce recuerdo del día y el refrán: "San Marcos  llena los Charcos".
Hoy, si que llueve en Madrid, a cantaros, de buena nos libramos...  
 g r a c i a s,  gggggggg